Lunares, verrugas y fibromas. Qué son y cómo quitarlos

En nuestra piel, en ocasiones desde muy pequeños o con el paso de los años van apareciendo lunares, verrugas o fibromas que hemos de ir observando y actuar en el caso de que cambien de aspecto, ya sea de color o tamaño. En este caso es recomendable acudir a un especialista para que los revise y actúe en consecuencia.

LUNARES O NEVUS

Las manchas, las pecas y los lunares son micro-lesiones frecuentes de la piel, que en mayor o menor medida tienen todas las personas. Tal y como os anunciábamos, la prevención es la mejor medicina, personas de piel clara o propensas por genética a su aparición, deben de estar más pendientes de su evolución. Muy atentos a lo que os contamos a continuación:

  • Forma: Regular o irregular, pudiéndose presentar hendiduras y cicatrices.
  • Tamaño: Los lunares de mayor tamaño y los adquiridos mayores de 6 mm de diámetro o que aumentan de tamaño en pocos meses, son los que tienen más riesgo de degenerar en melanoma maligno. Por estos motivos, cuanto mayor es un lunar, más debe ser controlado.
  • Relieve: pueden ser lesiones de superficie lisa y plana sin relieve o lesiones de superficie palpable.
  • Localización: La localización es muy variable y se ha de tener más precaución con las zonas que están expuestas al sol.
  • Coloración: El color predominante es el marrón de intensidad variable (oscuro o claro) dependiendo del tipo de lunar, la tonalidad usual de la dermis del paciente, la salud de la piel en cuanto a una sobre-exposición solar, su posición en el cuerpo y la edad.
  • Evolución en el tiempo: Por regla general los lunares pueden sufrir cambios en su morfología, coloración, simetría o tamaño, tanto para aumentar (infancia y edad adulta) como para disminuir (vejez). A su vez estos pueden sufrir úlceras o erosiones de diversa índole.

Cómo quitarme los lunares

Hay dos maneras principales para tratar los lunares, ya deban ser eliminados por motivos médicos o por motivos estéticos: con cirugía menor o con láser.

Eliminar lunares con láser está indicado especialmente para los que tienen un tamaño o relieve pequeño, o cuya extirpación plantea mayores problemas por el lugar donde se encuentran, como en la cara, nariz, labios y orejas. Casi todos los dispositivos láser existentes en el mercado trabajan con una longitud de onda concreta, para poder atacar el tejido que se desea eliminar. No inciden sobre la piel sana, es decir, sólo producen “quemaduras” sobre los puntos de un color específico, ya que el láser emite pulsos de un valor monocromático cada vez.

El procedimiento quirúrgico se utiliza para esas otras lesiones que son de un tamaño o profundidad mayores. Este método es bastante más clásico o tradicional, pues se trata de extraer de la superficie cutánea, los lunares no deseados mediante las técnicas de rasuración o de biopsia por punción. Para ambos métodos se usa un poco de anestesia local y medidas de profilaxis adecuadas para evitar infecciones. El postoperatorio en cualquier caso no se hace visible más allá del mes, cesando las posibles molestias en los primeros 10 días. Por supuesto a mayor longitud y grosor de los lunares, más prolongada y molesta puede ser la fase de recuperación, pero hablamos de algo ciertamente insignificante, una pequeña herida.

Preguntas frecuentes

¿Queda cicatriz? Si la habrá, nos gusta ser 100% honestos y transparentes siempre. Si la intervención la lleva a cabo personal con experiencia en el plano estético y con los medios técnicos adecuados, las posibilidades de presentar una cicatriz muy notoria se reducen muchísimo. Este punto es una de las mayores razones por las que decantarse por un especialista en cirugía estética en lugar de un practicante o centro cosmético al uso.

¿Hay complicaciones o secuelas después de una intervención menor de este tipo? Realmente no hay muchas, y si las hay, son de carácter leve como por ejemplo: infección si no se cura bien la herida o la posibilidad de presentar una reacción alérgica a la anestesia local.

¿Es cierto que todo lunar podría derivar en cáncer? No. La mayoría de ellos son completamente benignos y no derivarán jamás en un melanoma. Los lunares que pueden convertirse en precursores del cáncer de piel son los denominados “lunares displásicos” que son los menos usuales. Generalmente son más grandes y tienen una coloración y borde irregulares.

¿Dónde se debe realizar el procedimiento? La garantía de un médico colegiado, perteneciente a Asociaciones como SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) son garantía de confianza. Se debe contar con quirófanos preparados y dotados con las medidas de seguridad suficientes para llevar a cabo este tipo de intervenciones, que aunque son menores y sencillas no hemos de quitarle importancia.

lunares

VERRUGAS

Las verrugas son un crecimiento anormal de la piel que en su mayoría están causadas por el virus del papiloma humano (VPH). Hay descritas e identificadas casi 70 cepas o tipos de esta familia de virus, aunque no todos acaban generando este problema en nuestra piel. Existen varios tipos de verrugas:

Verrugas comunes: Este tipo de lesión cutánea es la más extendida y pueden presentar una morfología muy variable: circulares, sin relieve, con relieve o de formas y tamaños diferentes. Su color puede variar entre gris, marrón o blanco, también pueden presentar pequeños puntos negros. Las verrugas comunes son indoloras, pero las personas pueden sentir un poco de sensibilidad alrededor de estas. Este tipo de bultos suelen crecer alrededor de los dedos, en el dorso de las manos, alrededor de las uñas, en las rodillas, piernas, brazos, codos y hasta en la cara.

Verrugas planas: Esta manifestación del Virus del Papiloma Humano es más común en las primeras etapas de la vida que en la madurez. Están causadas por un contacto directo con el virus, ya sea directamente rozando piel con piel, o con algún otro objeto que haya sido utilizado antes por otra persona si guarda las condiciones necesarias de humedad y temperatura para que este sobreviva. Por supuesto el virus puede saltar de un lugar a otro dentro de la misma persona, de ahí la recomendación de todos los dermatólogos de no tocarlas. Aunque las verrugas planas suelen estadísticamente aparecer más en el rostro o cuello, pueden aparecer en cualquier otro sitio, como las piernas o la espalda.

Verrugas en los pies: Hay que tener cuidado con estas, porque a menudo se suelen confundir con callosidades o callos. Una buena manera de distinguirlas es que, a menudo, van acompañadas de una serie de puntitos negros. No son peligrosas para la salud, pero si pueden llegar a ser muy dolorosas, ya que echamos todo el peso del cuerpo en las plantas de los pies. La manera más común de contraerlas es caminando por superficies que no tienen mucha higiene y reúnen las condiciones ambientales para que el virus siga vivo (piscinas, gimnasios, baños, etc).

Verrugas en los genitales: Las molestas y temidas verrugas genitales son, junto con las que aparecen en el rostro, de las que más llevan a los pacientes a buscar un cirujano estético especializado. Este tipo de verrugas cuentan como enfermedades venéreas, son algo a tener muy en cuenta a la hora de mantener relaciones sexuales, más cuando se ha demostrado científicamente que son precursoras del cáncer de cervix. Pueden aparecer en los genitales (vulva, pene), en el ano o en el pubis. Suelen tener un color ligeramente más claro que la zona en la que aparecen, se extienden con mucha velocidad y pueden llegar a ser molestas con el roce, ocasionando picor, dolor o en el peor de los casos sangrado.

Cómo eliminar las verrugas

Estas son las armas con las que contamos para hacerlas desaparecer:

  • Crioterapia: mediante sustancias como el nitrógeno líquido, se congelan (se acaba con el virus) a temperaturas muy por debajo de cero grados. Uno de los “contras” de esta solución es que no elimina cualquier tipo de verruga. Las que son profundas no llegan a neutralizarse del todo. Paralelamente, en el plano de la farmacoterapia, cada vez hay más avances técnicos y medicamentos especializados en la farmacia que ayudan en este tarea, ya sea aumentando nuestro sistema inmunológico o luchando directamente contra el VPH.
  • Tratamiento con láser: se utiliza un láser para matar el virus y destruir el tejido de la verruga, tal y como hemos visto anteriormente en este artículo con los lunares.
  • Extirpación quirúrgica: es normalmente la última opción, cuando todos los demás intentos fallan, o cuando en nuestra experiencia prevemos que todos van a fallar. Con un resección sencilla, se elimina el tejido infectado por el Papiloma, a la vez que con instrumental médico se mata la raíz para que, con un 100% de seguridad, no vuelva a aparecer.

FIBROMAS

Los fibromas y las verrugas pueden llegar a confundirse, pero su diferencia sustancial es que mientras que las verrugas están creadas como hemos visto por la proliferación de un virus, los fibromas son tumores benignos de la piel.

Desde el punto de vista estrictamente médico, no hay porque eliminarlos, puesto que no tienen riesgo para la salud ni se contagian. La herencia genética, la sudoración excesiva y la edad, son factores que aumentan las posibilidades de presentarlos.

Cómo quitar los Fibromas

Ciertamente, las formas que tenemos de quitarlos son muy similares a las que usamos contra las verrugas, aunque en esta ocasión no tenemos que vencer ningún virus, pero si eliminar un tejido indeseado. Por ello, la crioterapia, el láser, la cauterización (quemadura controlada mediante instrumental médico) y la cirugía menor son también las formas más comunes de hacerle frente.

Compártelo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Comentarios

  1. Hola ,me llamo Garofita soy una mujer de 50 anos y mi problema es un lunar en la mandíbula derecha que se infecta la tercera vez , ahorra mismo estoy con antibióticos durante los 10 días,quiero quitarlo y necesito un presupuesto ,gracias ,espero que estáis en Madrid.

    Responder
    • Hola Garofita, siento decirte que tengo la consulta en Sevilla y realizo mis intervenciones en un Hospital de esta misma ciudad. Si te animas a venir, estaré encantada de atenderte e informarte de todo. Gracias por contactar!

      Responder

Deja un comentario

× ¿Hablamos?