Pequeña cirugía, el arte de dulcificar y crear armonía en nuestro rostro

La mayoría de veces que entramos en quirófano es para realizar grandes cirugías. La belleza consiste en detalles, en una suma de formas armónicas, simétricas, tersas… es aquí donde entra en juego la pequeña cirugía, cirugías ambulatorias que realizamos con anestesia local (sin sedación, como en el dentista, pues no es necesaria). Os comentamos algunas de ellas.

EL BOTOX EN PEQUEÑAS DOSIS, una pequeña cirugía muy demandadas

Su uso va en aumento y lamentablemente su abuso también. Normalmente los pacientes por desconocimiento o por falda de asesoramiento de un profesional con experiencia en este campo, lo que demandan al llegar a la consulta es un tratamiento generalizado con toxina botulínica.

Apostamos por el tratamiento localizado con pequeñas dosis de material, un trabajo específico, planificado y sutil. Esto se nota también en el precio, que no supone mucho gasto de sustancia ni de tiempo en quirófano.

Es un tratamiento bastante efectivo e inocuo con la salud del paciente y también con su aspecto, ya que no borramos la expresión natural, sino que dulcificamos líneas y suavizamos formas, en una palabra, rejuvenecemos.

Existen dos zonas que son un ejemplo claro de ello, y que con tan sólo una pequeña bolita de producto, el resultado es un rejuvenecimiento automático del rostro, queda muy natural y nadie notará que te lo has puesto.

  1. La cola de ceja: Cuándo se ponen años, en toda la zona que rodea a los ojos se va generando un exceso de piel que facilita la aparición de arrugas. En muchos casos, por edad o por genética, no llega a tanto como para que se proceda a indicar una blefaroplastia.

Con la administración de pequeñas cantidades de botox y levantando un poco la zona de la cola de la ceja (el extremo exterior) lo que se consigue es iluminar la mirada a la vez que tamizamos ese exceso de piel que comentábamos.

  1. Arrugas de entrecejo: Es otro de los puntos claves que con poco se consigue mucho. No cambia tu expresión, nadie lo nota, no es un cambio drástico…pero está ahí. Esas dos o tres pequeñas arrugas se alisan y suman a una percepción menos madura del rostro.

REDUCCIÓN DEL LÓBULO DE LA OREJA

Aunque no nos demos cuenta, el lóbulo de la oreja, la punta de la nariz, y la parte blanda del mentón siguen creciendo durante toda nuestra vida y son más propensos a caer con la edad. Es un signo de envejecimiento que evoluciona muchísimo una vez pasado el umbral de los 40.

La cicatriz de esta pequeña cirugía suele ser casi imperceptible con el paso de los meses y mientras tanto, se puede ocultar con el agujero de los pendientes (hay que volvérselo a hacer a los 15 días, ya que retiramos esa parte del lóbulo).

BOLSAS INFERIORES DE LOS OJOS

En las personas jóvenes es raro que se presenten estas bolsas, es con la edad cuando al ir descolgándose la piel van apareciendo espacios en los que se aloja grasa y mucosa compuesta de líquidos (edema). Es algo que empeora en el 100% de los casos, nunca va a menos.

Esta pequeña cirugía tiene una duración de 45 minutos y el precio no es nada prohibitivo.

En ningún momento hablamos de las ojeras, sino de esos abultamientos hacia afuera que aparecen debajo de los ojos. Las ojeras son despigmentaciones de la piel que se producen hacia adentro.

RELLENO EN 4 ZONAS ESTRATÉGICAS QUE A MENUDO PASAN DESAPERCIBIDAS

  1. Rectificación arco mandibular: en la zona del mentón, para corregir lo que vulgarmente suele denominarse “caída de la cara”.
  2. Pómulos: No hablamos de un relleno exagerado, sino de un leve toque para ganar uniformidad. Juega un papel muy importante la experiencia y el ojo estético del cirujano.
  3. Pre-aricular: al igual que en los pómulos, es una zona que se vacía con la edad y repercute en la caída exagerada de esa zona.
  4. Levantar cola de la ceja: No confundir con lo que hemos comentado anteriormente con el botox. Hablamos de rellenar de forma muy localizada.

¿Y LA COSMÉTICA, NO SERÍA MEJOR QUE LA PEQUEÑA CIRUGÍA PARA TODO ESTO?

Habréis pensado a lo largo de este post: “Bueno… ¿y no hay ninguna crema que pueda arreglarlo?”. La respuesta corta es si, existen muchas opciones hoy día de tratamientos cosméticos, ya sea en crema o láser para algunos de los problemas estéticos que hemos descrito, para otros no, para otros la cirugía es la única solución efectiva.

Lo que ocurre es que la cirugía es un atajo, consigue en pocos minutos lo que podrías tardar años en solucionar, además de que el precio de la cirugía, calculadora en mano, compensa todas esas caras cremas aplicadas durante años.

Si tienes alguna duda déjanos un comentario a continuación.

Compártelo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario