Blefaroplastia o cirugía de párpados. Rejuvenece tu mirada

La blefaroplastia o cirugía de párpados es una intervención muy demandada. Si hay algo que realmente dota de expresividad nuestra cara es la mirada, dicen que la mirada es el reflejo del alma, pero aunque esto no sea así, no podemos negar que nuestros ojos hablan de nosotros irremediablemente. Cuando nos asustamos, nos sorprendemos o nos emocionamos, nuestros ojos nos delatan constantemente.

Cada vez más personas acuden a mi consulta preocupadas por lo que sus ojos transmiten, buscando alguna solución estética. En la mayoría de los casos estas personas tienen la piel del párpado superior abundante y descolgada, rasgos que envejecen la mirada y la dotan de una expresión de cansancio o de ausencia de vitalidad.

La solución: la blefaroplastia, una intervención muy sencilla que consiste en la eliminación de la piel y el músculo sobrante en el párpado superior. Esta cirugía no elimina las arrugas faciales ni las patas de gallo pero en muchos casos, la blefaroplastia es combinada con un tratamiento de lifting facial o botox, por ejemplo, de esta forma se consigue un rejuvenecimiento facial completo.

LAS TÉCNICAS DE LA BLEFAROPLASTIA

La blefaroplastia puede aplicarse también en casos de grasa localizada en el párpado inferior.

  • Abierta para párpado inferior: Se realiza una incisión justo por debajo de las pestañas y paralela a esta línea. Se corta la piel y el músculos sobrante, se vacía la grasa localizada y después se tensa la piel y los músculos. La herida se cierra con puntos de sutura muy finos. La cicatriz se disimula con las pestañas.
  • Abierta para párpado superior: Al igual que la anterior, se hace una incisión, esta vez en la arruga de pliegue natural del párpado. También se elimina la piel y el músculo sobrante. Se vacía la grasa localizada y se tensa la piel y el músculo. Tras el cierre con puntos de sutura muy finos la cicatriz se disimula debido a que se confunde con la arruga natural del párpado.
  • Transconjuntival para párpado inferior: Esta técnica no hace una incisión externa, sino en el interior del párpado inferior. Se utiliza para no dejar cicatriz y en casos, normalmente, en los que no es necesario eliminar piel, sino simplemente vaciar de grasa las bolsas inferiores.
  • Transconjuntival para párpado superior: Al igual que la anterior la incisión es interna, esta vez en el párpado superior. No quedan cicatrices y al igual que la anterior se suele utilizar en aquellos casos en los que solo se pretende eliminar la grasa localizada. Esta técnica es poco común porque por lo general cuando se realiza una blefaroplastia en el párpado superior se pretende eliminar piel y músculo.

 

Dra Isabel Durbán realizando una blefaroplastia

Como todos los retoques estéticos requieren de una personificación especializada. Tu piel, tu informe clínico, enfermedades o características fisiológicas determinan el tipo de tratamiento o cirugía así como los riesgos de cada caso. Si esta u otra parte de tu cuerpo te preocupa no dudes y ven a la consulta, coge cita llamando al teléfono 954 464 058 (+34) para internacional.

 

Compártelo en redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email

Deja un comentario

× ¿Hablamos?