Rocío Herrera:

La ética y la moral es fundamental en la cirugía estética

“Si tuviese que repetir la experiencia lo haría sin duda con la Dra. Durbán”.

La madre de Rocío sabía que su hija terminaría operándose porque estaba acomplejada. Una amiga suya le habló de la Dra. Durbán y fue a verla a su consulta con su hija. Desde el primer momento ella estuvo segura de poner a su hija en su manos.

La primera vez que la doctora vio a Rocío intentó disuadir la idea de su cabeza porque es una chica muy joven que tiene toda la vida por delante. ”Yo me operaría entera”, sin embargo cuando valoró el complejo que Rocío tenía accedió, hay que valorar cuerpo y mente de forma conjunta.

Rocío se ha sentido muy arropada y protegida por la doctora durante todo el postoperatorio, durante las curas, a través del trato personalizado y las constantes llamadas.

“Me daba vergüenza ponerme bikini, estaba todo el día con los rellenos y una vez que me operé, me ponía todos los escotes que encontraba”.

"La primera vez que vio a mi hija no la quería operar. La Dra. Durbán sabe que no solo es cuerpo sino también mente"

Para más información:

  • 954 46 40 58